image

DEFINICIÓN DEL PROBLEMA

La anemia se define como una concentración de hemoglobina o de masa eritrocitaria bajas en relación con los valores normales para su edad.

Los valores de hemoglobina, que consideraríamos normales, deberán ser menores de 10,7-11 mg/l desde los 6 meses hasta los 5 años y de 11,5 mg/l hasta los 12 años.

La anemia suele dar síntomas clínicos como palidez, astenia, escleróticas azules, intolerancia al ejercicio, soplos sistólicos,… pero en la mayoría de los casos puede ser asintomática.

MÉTODOS DIAGNÓSTICOS

Deberá medirse en el contenido sanguíneo: hemoglobina, hematocrito, VCM, CHM, CHCM, ferritina e índice de saturación de transferían.

PREVENCIÓN

Recomendar la lactancia materna o formula fortificada con 4-12 mg/l de hierro como prevención primaria de anemia ferropénica.

Añadir cereales con hierro o suplementos con hierro de 1mg/kilo/día en lactantes a partir de 4º-6º mes de vida.

Esta indicado el cribado de la anemia en todos los niños con alto riesgo entre los 6-12 meses

  • Neonatos con bajo peso al nacimiento o prematuros
  • Bajo nivel socioeconómico con dietas inadecuadas: alimentación con fórmulas no fortificadas

No hay evidencias para suplementar la población sin riesgo ni tampoco para un segundo cribado en niños con factores de riesgo con un primer cribado normal.

SEGUIMIENTO

Se deberá controlar al nacer, a los 6 y 12 meses.

En niños con riesgo a partir de 1 año de edad.